9.9.09

Que tiemble la injusticia


Que tiemble la injusticia cuando lloran

los que no tienen nada que perder.

Silvio Rodríguez – Elegía




Desde mis primeras letras y enseñanzas, cultivaron un gran afecto y respeto al pueblo cubano, y su historia de constante búsqueda de la libertad: Atuey, Maceo, Martí, Fidel, Camilo y el Ché, todos ciudadanos de la América Libre.

El Perú, mi patria, tiene con Cuba estrechos y solidarios lazos, desde la insular defensa del peruano Porras ante la exclusión de la isla de una OEA que siempre da risa, hasta los valientes médicos cubanos que nos ayudaron y siguen ayudando, en los desastres naturales de 1970 y 2007.

Muchos peruanos ayudaron activamente en los albores de la revolución cubana, otros ofrendaron su vida y juventud por llevar sus ideales libertarios a su terruño feudal. Unos pocos acompañaron al Ché en su última y fatídica guerrilla en 1967.

Conozco y he tratado a muchos cubanos en mi patria: profesionales y obreros, creyentes en la Revolución, críticos acérrimos, residentes por trabajo o descendientes de exiliados en el fatídico 1980.

De ellos he tomado experiencias de vida, que produjeron muchas reflexiones en torno a los errores y aciertos de esa Revolución iniciada en 1953, triunfante en 1959 y que sigue hasta nuestros días. Por formación, familiar y académica, siempre he tenido una posición crítica ante la Revolución Cubana, a veces muy dura, en especial por enarbolar las banderas de los ideales que comparto. Pero que esto no impida tener una posición clara, sin licencias posmodernistas.

Y mi posición es ésta: estoy con el aguerrido pueblo de Cuba, aquél que sufre y resiste medio siglo de bloqueo económico, de sabotaje, de diáspora, de rezago de guerra fría, de terrorismo: Como aquél 6 de octubre de 1976, cuando un avión de Cubana de Aviación voló en pedazos, por los aires, muriendo más de 70 inocentes. Los culpables, autores intelectuales y materiales, gozan de impunidad, gracias al velo protector de los E.E.U.U, autoproclamado defensor de la libertad y la justicia.

Esos mismos, que otrora dinamitaban aviones, incendiaban almacenes, capturaban barcos, estallaban hoteles, son los que ahora insisten en un bloqueo económico inhumano, los que amenazan y boicotean a músicos sin signo político, solamente por el hecho de exponer su arte al pueblo cubano en la misma isla, en nombre de la paz. Son los mismos que patrocinan espacios que se autodenominan independientes, pero están bajo el signo del egoísmo, del interés económico, aquél que quiere volver a ver a Cuba como el patio trasero yanqui de la primera mitad del Siglo XX.

No censuro a los que se marchan de la isla, ¿cómo hacerlo, si cubanos creyentes en la Revolución, no lo hacen con sus hijos? Pero me pregunto, qué pasaría si, las mismas políticas de migración que usan los norteamericanos para Cuba, la expandieran a Latinoamérica toda, en especial en los gobiernos de Centroamérica, Colombia y Perú, que escriben sus decretos con letras de sangre fresca, de desaparecidos en fosas comunes y falsos positivos.

Como dice el Trovador, a los exiliados y disidentes cubanos, los entiendo, comprendo, y defiendo: espero que hagan lo mismo por mí.

Pero jamás le seguiré el ritmo del son, a los que miran solo lo que les conviene, odian sin razón, con egoísmo metalizado, abogando siempre por el aniquilamiento en el garrote a un sueño que nunca dejaron ser y crecer.

Siempre me opondré a los compatriotas, latinoamericanos y de allende los mares, que se rasgan las vestiduras por el régimen cubano, pero se callan, cómplices, cuando en su propia patria asesinan y persiguen hermanos por el simple hecho de proteger su tierra, su cultura, su autonomía, su vida y la de sus hijos.

Este breve espacio tiene mucha trova, no por su ritmo o frases bonitas; la trova encarna los ideales en los que creo, practico y defiendo: solidaridad, justicia, lealtad, consecuencia, socialismo, libertad, igualdad, dignidad, y AMOR, que engloba todas las palabras anteriores.

Y si eso es motivo para ser llamado castrista o comunista, lo asumo como un halago, como quien recibe una medalla dorada.

Estas letras y este video, hecho por quién escribe estás líneas, con letra y música del Silvio, es también un manifiesto, dirigido a quién corresponda, sin acuse de recibo.

9 comentarios:

Adrisol dijo...

hola amigo troba!!!!

mucho no puedo opinar,ya que no conozco en profundidad la historia.
sé que en argentina, el che, es reconocido y querido por mucha gente...
cuba, no conozco...sólo sé, que hay varias versiones y siempre me gustó ir a la fuente para conocer la verdad,aunque pasa que suelen ser verdades relativas o según lo que hayan vivido.

me impacto mucho este video...
hay una imagen dónde se ven hermanos dando la espalda a una choza de barro que tranquilamente podría ser de argentina....
y las imágenes del che,para no olvidar!!!

te extraño en mi casa.....
cuándo puedas, date una vuelta,sí???

besosssssssssss

Abriles dijo...

"Me he sentido guatemalteco en Guatemala, mexicano en México, peruano en Perú, como me siento hoy cubano en Cuba y naturalmente como me siento argentino aquí y en todos los lados..."

Lindo trabajo, amigo, muy bueno en verdad

SHE dijo...

difìcil tema has elegido para hoy amigo, dificil opinar y no por esto me siento tibia ni frìa, pasa que al devenir del tiempo he escuchado tantas historias de aquì y de ahì, veo en la isla tanta prostituciòn ! no he puesto el dedo en la llaga, me limito a sòlo escucharte hoy.

un abrazo y gracias.

h€Çh!ZërÄ..................... dijo...

el hablar de estos temoas nos hace reflexionar en lo qie realmente queremos para nuestros paises...analizar las situaciones nos hace quizas un poco mas participes de lo que sucede y lo que podemos aportar en diferentes motivos..asi tengamos diferentes formas de ver a una persona, o dirigente..primero debe estar la salud y bienestar de una conciencia en verdaderas alegrias..gracias por gacernos recordar el porq estamos aki........"Pero jamás le seguiré el ritmo del son, a los que miran solo lo que les conviene, odian sin razón, con egoísmo metalizado, abogando siempre por el aniquilamiento en el garrote a un sueño que nunca dejaron ser y crecer."......
un abrazo muy fuerte.....
Hechizera.......

Carmen Molins dijo...

Niño!!!! como son las cosas, antes de que comentaras pensaba en ti.
Me alegro de que llegaras.

Mi madre se crió en la habana, va todos los años....
besos y amor
je

sedemiqse

Elmo Nofeo dijo...

Estados Unidos como país es una gran mentira, es sólo un gran mercado donde todo se vende y todo se compra, en especial conciencias y dignidades.

Y todo lo que sale de ahí es mentira y corrupción.

Adrisol dijo...

paso a dejarte un abrazo de domingo por la tarde...
casi llegando a la primavera!!!

que tengas buena semana, amigo troba

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

la revolución cubana merece respeto. Ha sabido mantenerse digno el puebo cubano, sin entrgas, a los bloueos e invasiones ierativos del imperialismo. Guantánamo debe volver a manos de los cubanos. Un abrazo estrecho, cumpa.

María Marta Bruno dijo...

Dijiste:

Siempre me opondré a los compatriotas, latinoamericanos y de allende los mares, que se rasgan las vestiduras por el régimen cubano, pero se callan, cómplices, cuando en su propia patria asesinan y persiguen hermanos por el simple hecho de proteger su tierra, su cultura, su autonomía, su vida y la de sus hijos.

Tal vez allí esté el eje... y cómo no estar de acuerdo?

Esta América nuestra está llena de señoras y señores que aúllan por la situación en Cuba y no pueden mirar a los ojos al niño que pide en la calle...

Mi abrazo compañero