26.9.09

Para entrar en Disneylandia





Niños iraquíes huídos de la guerra no obtienen visa en el consulado americano de Egipto para entrar en Disneylandia

Arnaldo Antunes – Disneylandia


Globalización o muerte, escribía Fukuyama en sus sobrevalorados panfletos.

Dos décadas después, en el mundo sobreviven mil millones de hambrientos, los gringos siguen invadiendo países, los polos se retiran, los glaciares se derriten, los mares se contaminan, el fascismo y la xenofobia ha aumentado, la brecha entre ricos y pobres también.

A cambio, en estas tierras tercermundistas podemos tener acceso a internet, asistir a briosos centros comerciales, ver al artista de moda en el cable: son los signos del mundo globalizado. También son miles de niños en las calles pidiendo limosna en Lima o Calcuta, nativos muertos por defender sus tierras en Perú o Chile, mujeres violadas en Iraq, cadáveres de chinos anónimos en tour mundial; sin que nada de esto nos inmute.

La globalización nos ha vuelto insensibles. El dolor humano pasa en sucesivas imágenes, como en un spot comercial que nadie quiere ver. Y es que, para los Medios de comunicación forrados de dinero corporativo, el mundo es una burbuja neoliberal, una Disneylandia con muñecos de hule de falsa y congelada sonrisa.

14 comentarios:

Angeles dijo...

Tienes toda la razón.
Es verdad todo lo que dices, tristemente cierto.
Lamentablemente creo que sólo se comprende lo vivido y mientras muchos sigan en Disneylandia seguirá así.
Gracias por tu voz.
Besos:)

Goliardo dijo...

Ya ves, anunciaban el fin de la historia y poco después les volteaban las torres de este siniestro ajedrez. Y entonces, la siguiente jugada fue globalizar la "amenaza terrorista" ¿Cómo seguirá esta partida, mientras bajamos por la montaña rusa de este magico Disneyworld?

Adrisol dijo...

creo que el consumismo está haciendo estragos a nivel mundial...
hay que tener más, más, más..
todo lo que sale a la venta...y en esa vorágine,se pasa por alto que..........con qué poco se puede ser feliz y si todo lo que no necesitas los puedes dar a otros!!!
lamentable..

besos,querido amigo

Julia dijo...

Como siempre... qué bien lo has dicho, Troba!!!
Nada que agregar.
Un beso y feliz finde, amigo!!!

Lúcida dijo...

Y seguiremos mirando hacia otro lado, al lado bonito.

GINEBRA dijo...

Estoy de acuerdo, la globalización nos hace insensibles y dos décadas después del visionario Fukuyama y su fin de la historia. ¿lo recuerdas? todo ha empeorado porque hay más pobreza y miseria en el Mundo que grita de dolor por la muerte des sus bosques, sus ríos y sus montañas... pero yo creo que ésto cambiará... Besos.

aNdAiRa dijo...

Es cierto... la globalización nos ha vuelto insensibles a lo que pasa.
Los medios de comunicación se esfuerzan tanto en atraer nuestra atención, en mantener nuestra mente cedada, creyendo que solo ellos pueden decirnos uqe hacer, que pensar, que es imortante. y son tantos los que se dejan llevar, los que miran como menos a los que tienen menor fortuna.
Pero queda la esperanza por auqellos pocos que no se dejan embelesar y alzan la voz para deviar las miradas a la realidad...

Rita dijo...

Te comprendo muy pero que muy bien, son los sentimientos que me invaden hace bastante tiempo, mi desilusión del mundo que me rodea no tiene límites, me siento medio bien cuando me rodeo de mi familia más cercana, un fuerte abrazo querido trovador

Cris dijo...

Es tan terrible como cierto.
Dinero a cambio de hacer la vista gorda.

Gran canción, como siemrpe.

Besos.

¤Jû€nðy dijo...

Globalizacion.. progreso de una triste realidad

La brisa de la noche dijo...

no tenemos perdón..

La Chata dijo...

WAA TIENES tanta razon
LACHATA

Anónimo dijo...

Detrás de la palabra globalización se esconden el capitalismo, la explotación, el hambre, las marcadas diferencias sociales y demás salvajadas de estos tiempos
"modernos"...
El imperialismo prostituyó su país de las Maravillas, Disneylandia. Hoy los tenemos entre nosotros, y creo como muchos que llegaron para quedarse, así que no nos queda más que sacarle la vuelta, utilizarlos como instrumento para taparles la boca a esos viejecitos con disfraz.
Un beso Harritow :)

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La globalización lo dices, no tiene rostros humano..por eso pisotea como lo diría una canción que interpretaba Mercedes Sosa, "toda la inocencia de la gente". UN abrazo.