24.11.09

Y yo postergo mis egoísmos



Yo vivo en una isla dique
que ya no me puede contener
y el tipo que abre la compuerta
ni come ni deja comer
yo vivo en una isla doble
de doble moral y de doble moneda
y donde el sábado en la noche
parece que hay toque de queda.
Que cosa loca.

Frank Delgado - La isla puta



¿Hasta dónde podemos practicar las verdades?, se preguntaba un entonces joven Silvio Rodríguez, ante la ira de los censores y la mirada atenta de muchachos cubanos, listos para ser enviados a la lejana y negra Angola.

Uno de esos soldaditos caribeños era Frank Delgado, quien luego sería uno de los mejores exponentes de la llamada novísima trova, nacida a finales de la guerra fría e inicios del periodo especial, que inyectó de talento, rebeldía y poesía al movimiento fundado por Silvio, Pablito, Noel y tantos otros.

Si la nueva trova de los maestros le cantaba a la Revolución, la novísima trova debe criticarla, confrontarla, renovarla para cortar las viejas ramas secas y reverdecer ese árbol que todos sembraron, fuera de la vanguardia o evidente planfleto.

Por eso, Frank canta alto y fuerte, mirando a los ojos, como es su forma de amar: no necesita auspicios extranjeros, ni coberturas mediáticas de blogstar para alzar su voz dentro de la isla, defendiendo a disidentes y marielitos, pero poniendo en claro que no tiene precio, que su humildad y son también tiene cosas de Fidel, Marx, el Ché, gracias a la virgen María y Changó.

Una de sus trovas más polémicas es la isla puta, cantada en la Casa de las Américas, bastión de la cultura revolucionaria, ganándose ovaciones de los jóvenes que también postergan sus egoísmos por un ideal y que no ven mesa redonda.

Los amigos que lo han escuchado me preguntan soprendidos si Frank está preso en Cuba o exiliado en Miami. Mi respuesta siempre es negativa: el buen Delgado, cuando no anda de gira, siempre estará en La Habana, bailando con Silvio, Celia y los Van Van; haciendo cola para el pan, compartiendo traguito, quedándose a cuenta y riesgo en su amada isla.


11 comentarios:

trovador errante dijo...

Eso es Cuba. Ole los huevos de Delgado. Un pais bien curioso, contradictorio y perdido en el tiempo. De abuelos que son de oro, de padres engañados e hijos que quieren lo que todos los hijos de fin de siglo.

Un abrazo para mis amigos y hermanos cubanos, a los que a buen seguro volveré a ver en un futuro cercano.

Y otro para ti hermano.

La brisa de la noche dijo...

un abrazo...me encantan Silvio y Pablo...crecí con ellos.

Adrisol dijo...

buena historia para hoy!
me encantan los seres humanos independientes,fuertes y que cómo cuentas, no necesitan auspicios extranjeros,que no tienen precio y que por sobre todo....tienen unos cojones impresionantes para hacer escuchar y valer su voz dónde sea.

hermoso homenaje..
gracias por compartir!!

besossssssss buen amigo

Ericarol dijo...

sigo aqui escuchando tus trobas....Lima sigue gris???

un abrazo!!!

Anónimo dijo...

No sé amor, pero este es uno de los posts más sinceros que he leído... no hay nada más cierto que estas, tus letras.

salvadorpliego dijo...

Desconocía totalmente este tipo de canto. Me sorprendió.
Gracias por compartirlo.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

no entiendo muxo d trova pero la cancion es bella
me encanta

Troba dijo...

Adrisol:

El canto valiente no se compra ni se vende, ni lo auspicia Emilio Estefan u otro mercader.

Besos!

----

La brisa de la noche:

Es mùsica alimenta.

Saludos!

----

Trovador Errante:

Todos tenemos a Cuba en el corazòn.

Abrazos, hermano!

----

Ericarol:

Amiga!
Lima sigue gris, pero ya puedo ver estrellas.

Beso!

----

Anònimo:

Tu eres mas verdad que el pan y la tierra.

Besos!

-----

Salvador Pliego:

Un honor su visita, hermano mayor.

-----

Anònimo:

Me alegro que te encante.

Besos!

Trovator dijo...

Genial, el buen Frank Delgado y las canciones en las que habla de la vida, de la realidad. "Carta de un niño cubano a Harry Potter" tiene su tinte interesante. Todos ellos en cuba, Virulo, Buena Fe... todos.

Un abrazo hermano de signo!

victoria dijo...

Troba,amigo,que ilusión me has dado amigo,no sabia si estabas bién o que te pasaba,te he echado de menosmi niño,mi pequeño y grán trobador,mi corazón y alma en una historia..Estoy feliz por tu regreso..te quiere tu amiga Victoria..eres especial..

marco dijo...

La propaganda norteamericana siempre presenta a Cuba como una gran prisión y que peor la pasan quienes promulgan una idea crítica. La buena salud de toda idelogía es la constante autocrítica, para mejorar, para evolucionar, para siempre ser la mejor respuesta.

Un abrazo,