1.4.10

Escucha mis palabras oh Señor

Escucha mis palabras oh Señor
Oye mis gemidos
Escucha mi protesta
Porque no eres tú un Dios amigo de los dictadores
ni partidario de su política
ni te influencia la propaganda
ni estás en sociedad con el gángster.

No existe sinceridad en sus discursos
ni en sus declaraciones de prensa
Hablan de paz en sus discursos
mientras aumentan su producción de guerra
Hablan de paz en las Conferencias de Paz
y en secreto se preparan para la guerra


Sus radios mentirosos rugen toda la noche
Sus escritorios están llenos de planes criminales
y expedientes siniestros
Pero tú me salvarás de sus planes

Hablan con la boca de las ametralladoras
sus lenguas relucienteslas bayonetas...
Castígalos oh Dios
su política
confunde sus memorándums
impide sus programas
A la hora de la Sirena de Alarma

tú estarás conmigo
tú serás mi refugio el día de la Bomba

Al que no cree en la mentira de sus anuncios comerciales
ni en sus campañas publicitarias, ni en sus campañas políticas
tú lo bendices
lo rodeas con tu amor
con tanques blindados.

Ernesto Cardenal, Salmo 5


Prefiero los salmos de Cardenal, que transpiran al Dios que está en todos los hermanos que sufren, no en las mesas de los poderosos que oprimirán siempre, hasta que un día se tome el cielo por asalto, como en el mito griego.




5 comentarios:

Adrisol dijo...

Dios sólo entra en el corazón de quién quiere dejarlo entrar....al darle en un inicio el libre albedrío cada uno elige para que lado caminar!!!
comparto tu pensamiento y elijo quién esté a favor de la vida

besoss

Silvia_D dijo...

Y los ponemos ahí, entre todos... penoso.
Un beso, niño

Rita dijo...

Si Cristo volviera a la tierra, volvería a echarlos del templo, palabra de Dios

La Gata Coqueta dijo...

Cuando un poeta canta estamos en sus manos: él es el que sabe despertar en nosotros aquellas fuerzas secretas; sus palabras nos descubren un mundo maravilloso que antes no conocíamos.

Novalis

Un hermoso fin de semana te desea...

María del Carmen

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La iglesia verdadera, està en la Teología de la Liberación, que aterriza un Jesucristo terrenal, buscando para los pobres, su redención aquí en la tierra, con la construciòn de una sociedad con pan para todos. Saludos. Carlos