14.1.08

Ausencias que te hablan de un mañana



Hay ausencias
que te hablan de un mañana
que se tornan de todos los colores
que te ponen el mundo en la ventana
y de esperanza llenas los balcones.

Liuba María Hevia, Ausencia


Existen ausencias que ni un millón de palabras podrán explicar, ni miles de canciones claras, ni cientos de versos sencillos, ni nada creado por simples mortales.

Existen ausencias a las que sólo el dolor unido al tiempo, nos dará una respuesta que nos alivie el espíritu, como un milagroso bálsamo elaborado por un zahorí.

Hace seis meses que aún no me explico ni quiero explicar tu ausencia, amiga mía.



Liuba María Hevia & Silvio Rodríguez- Ausencia


Get this widget | Track details | eSnips Social DNA


5 comentarios:

amanita dijo...

me ha gustado mucho el comentario que has dejado en el post de Sevilla, simplemente--> Bello
besos y se feliz :)

amanita

Pame dijo...

Ayyyyyy!!!!!!!
Son de esos dias en q no me puedo la vida y te leo con tanta certeza, es cierto, hay distancias q nada puede explicarlas, q nos provocan un dolor tan inmenso q no es comparable a nada fisico, cuando duele el alma y no hay consuelo no queda mas q llorar y llorar, dicen q cuando te secas se acaba la tristeza, cuando te has vaciado.... He llorado su ausencia a morir y nada me conforta, no hay consuelo q valga cuando te duele el corazon...
Gracias por tus palabras sienpre son reconfortantes.

Un Abrazo a la distancia

:D

TRuLy dijo...




Que bonito post..
Sabes? En parte siento lo que tu. Yo perdi a alguien hace muchos anhos y su ausencia aun duele...


Un beso,
gracias por la visita.
Espero verte mas seguido :)


Anónimo dijo...

Las ausencias nos hablan de muchas cosas, a veces y tristemente de lágrimas, otras de alegrías, de momentos lindos....
Gracias por tu coment en mi blog, siempre serás bién recibido.
Un beso con sabor a esperanza

Color_esperanza

Anónimo dijo...

Este post me ha tocado el corazón! Pienso que si la ausencia duele tanto como para no encontrarle explición alguna, pues hay que ir a buscarla.

No sé si este haya sido el caso, pero a veces, es tonto el orgullo.

Clau.