23.2.08

De ésto ni una palabra a los carteros


Qué cazador derribó aquellas cartas
que nunca me mandaste.
Qué fuego
las quemó,
en qué río se ahogaron.

Qué cazador - Del Prado & Bocanegra




Refugiado en su trinchera - allá en el frente republicano, defendiendo Madrid - el poeta leía una y mil veces aquellas cartas amarillas, escritas en un corto tiempo atrás, que por azares del destino le parecían años. Eran pequeñas misivas que su otrora amada le había enviado hasta el frente de batalla, primera línea de fuego: lugar poco adecuado para quién solo dispara con palabras, pero que el destino se había encargado de enviarlo allí, lejos de su sierra peruana y de su burro peruano del Perú (perdonen la tristeza).

Eran los últimos días de resistencia contra los escorpiones facistas: el hambre y el frío arreciaban con furia incontenible; de pronto, un mendrugo de pan se había convertido en artículo de lujo y comer un humilde gazpacho lidiaba con el pecado de la gula.

No pudiendo más con el frío invierno, el poeta leyó todas las cartas hasta grabárselas en el corazón, las leyó con los ojos cerrados para que no le traicione la mirada, bastaba tocarla con la yema de los dedos, ya que reconocía las palabras con el solo sentir de la tinta seca. Acto seguido, las quemó para poder sobrevivir en el duro invierno de esa noche, con la ilusa creencia que el fuego del amor lo protegería de la muerte.

Finalmente, en lenta agonía,tomó la última hoja virgen y escribío sus últimos versos.

Silvio Rodríguez - Qué cazador
Get this widget
Track details
eSnips Social DNA

7 comentarios:

Tartacha dijo...

Hola amigo,después de un tiempo vine a visitarte y a leer con tanto placer tus posteos, este muy hermoso y muy triste, pero lleno de tanta sensibilidad como cada cosa que escribes.
Te dejo mi abrazo sincero y conmovido.

Jimena dijo...

me mataste con tu dialogo

carmendelly dijo...

que bueno, a propo de la canicon de silvio rodriguez.. puedes creer que ya se retiro... nos mató silvio..

Marilia dijo...

COn que te gusta Silvio Rodríguez a mi me encanta, buen post!

Anónimo dijo...

No sé cómo te las arreglas pero siempre me sorprendes, sobre todo con Silvio.

Un abrazo. Teriurka

ArCaNo dijo...

¡Qué mas da! Emocionado... Emocionado...

Ale dijo...

Como siempre la sensibilidad a flor de piel. Un tanto nostálgico,ésa nostalgia que danza en nuestros corazones.

Un abrazo camarada...