4.2.08

En la ciudad, en tiempo del desorden

Yo viví en la ciudad en tiempo del desorden,
viví en medio de mi gente en tiempos de rebelión.

Así pasé los años que me tocó vivir.
(Yo vivo en un tiempo de guerra, Brecht - Guarnieri - Lobo)


Era la ciudad un inmenso polvorín a punto de estallar, en pedazos; por la furia de cientos de coche-bomba que iluminaban esas noches de penumbra, entre gritos, llanto, balas y tendones desparramados en la acera. Aún se puede otear, con solo cerrar los ojos, ese aroma a pólvora y dinamita, escuchar de nuevo la sirena de patrulleros, ambulancias, las ráfagas de metralla disparadas a ciegas, solo iluminadas por la hoz y el martillo formándose en los cerros.

Era la ciudad la encarnación del caos, sepultada de basura acumulada en las calles, villas miserias, vetustos omnibuses, pájaros fruteros, pandillas, billetes multicolores que valían poco menos que la vida de cualquier ciudadano de a pie, el que podía ser desaparecido por no portar documentos o terminar con las entrañas de dinamita por salir a trabajar en paro armado.


Era una ciudad sitiada por el terror, habitada por una masa de desconcertadas gentes con el instinto de supervivencia desarrollado a golpe rechinar de dientes, crujir de huesos, vivir a salto de mata, sabiendo que la muerte esperaba en cualquier esquina en la forma de un uniforme, o de un enemigo invisible. Esa masa tuvo que comprender que se vivía en un tiempo de guerra, que había que sobrevivir, porque lo mismo daba si el fuego se llamaba amigo o enemigo, si era del gobierno o de la insurgencia: ellos jamás preguntaban a la hora de tomar una vida por asalto.


Han pasado 20 años, y los sobrevivientes de esa época del caos suelen reunirse en esa ciudad levantada sobre los escombros de la anterior, recordando esos días en que sus ojos dejaron de ser niños, preguntándose donde están esos miles de ciudadanos ahora convertidos en números, o en el mejor de los casos, en cantos rodados con sus nombres grabados, en un simbólico y estéril intento de rescatar la memoria del olvido. Quizá no tengan en claro muchas cosas, quizá tengan más interrogantes que respuestas, pero tienen conciencia que éstos aún son tiempos de guerra.


Yo vivo en un tiempo de guerra - Daniel Viglietti & Gesi

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

2 comentarios:

Jimena dijo...

curioso y detestable quizaas? mundo en el q vivimos..

Pame dijo...

Asi es la cosa sr HP, no hay pais en q reine la paz completa, ya ves q aki los pacos se aprovechan de cualkier manifestacion pa agarrar a palos al p0pueblo...pffffffff!!!!!!!

Le dejo besos en este templado miercoles.

:D