9.9.08

¡Miren cómo nos hablan de libertad!


¿Qué dirá el Santo Padre,
que vive en Roma,
que le están degollando

a sus palomas?
Violeta Parra - Que dirá el Santo Padre



- "La Coordinadora de Derechos Humanos, esa cojudez".

Con esa frase, el cuervo pasó a los anales de la historia universal de la infamia.

Sentenció así a sus principales opositores, su pulga en la oreja, durante su apostolado en el rincón de los muertos, cuando se preocupaba en dotar de pozos sépticos a la población, regalarles migajas, mientras callaba ante las miles de desapariciones, torturas y violaciones que día a día desangraban esos pueblos de Ayacucho, perlas chayay.

Con los años, el cuervo dejó su traje gris - idéntico a los naqaq, verdugos coloniales que extraían la grasa de los hombres - para colocarse ricos atuendos de hilos de oro, mudarse a la gran ciudad gris para lucir purpurado y pasearse cuando en vez por la ciudad de los solteros eternos, para besar la mano del Santo Padre de turno.

Hoy, el cuervo, como en sus años mozos cuando trocaba la cruz cristiana en cruz gamada, usa las homilías para defender la jubilación en impunidad de esas gavillas de asesinos uniformados, a la vez que reparte hostias a presidentes genocidas, e insulta con desparpajo a los que en su infalible criterio, defienden cojudeces (derechos humanos).

Agazapado en su vieja catedral, el cuervo se muestra soberbio, sabe que obtendrá impunidad mientras los sicarios besen su mano, que defendiendo al poderoso se ganará un sitial predilecto en el privado altar de La Obra, al lado de su amado San José María, santo patrono del fascismo.

¿Que dirá el Santo Padre?, nó dirá nada: hay que tomar el cielo por asalto.


Que dirá el Santo Padre - Quilapayún

Get this widget | Track details | eSnips Social DNA

2 comentarios:

Lúcida dijo...

Con la iglesia hemos topado...

Ericarol dijo...

En desacuerdo total con la iglesia católica.

Son un lío de malvados.

Un beso al aire que te alcance a esa Lima gris que estoy loca por conocer.

Ericarol