9.11.09

Se admiten proscritos, rabiosos

Hoy me propongo fundar
un partido de sueños,
talleres donde reparar
alas de colibríes.
Se admiten tarados, enfermos,
gordos sin amor,
tullidos, enanos,
vampiros y días sin sol.

Silvio Rodríguez - Ala de colibrí



Como detectives salvajes, los rabiosos poetas se reencuentran para ahogar versos olvidados en agua ardiente. Ahora peinan canas, visitados por la locura: otros ya no escriben poemas desde este mundo sombrío.

Ella mira feliz la foto añeja del viejo poeta, vecino suyo: en alguna parte del siglo pasado ese ilustrado caballero de piel morena, aliento macerado en alcohol y manos de príncipe fue joven, mucho antes de convertirse en el nuevo testamento de la poesía peruana.

El se emociona al reconocer en blanco y negro al viejo maestro en el oficio de periodista. Pese a los años, puede reconocerlo por sus sellos indelebles, de fábrica: la mirada sincera y el gesto desenfadado, conchudo.


Tus ojos son machetes
que arrasan a la pobredumbre que odias.
Tus pasos patean lo que se opone a tu rumbo.
Enrique Verástegui.


Mi figura domina la naturaleza.
Cruza por el cielo un escuadrón de tórtolas.
Cae la noche.
Mi sombra se recobra.
Las ramas crujen.
Y por un instante pensé muy triste en ti muy dulce en ti.
Jorge Pimentel


Tú querías matarme con astros bizcos,
tú columpiabas mi mente expelida por un golpe:
a ti te conozco terror, te conozco.
Juan Ramírez Ruiz
(+)

El cetáceo cruza los dedos y se teje sol adentro
Su esperma es el elogio, fruto del océano y candelabro.
Cómo se muere en dignidad sin dejar de morir tanto
Si debajo de sí, cada cielo sala la tersura del peje.
Eloy Jaúregui


En las profundidades de su silencio
acaso ese cuerpo revelaba
la certeza de otra pasión.
Más allá, más allá del tiempo
y sus sueños habitaría el dolor verdadero.

Tulio Mora


Hace casi cuatro décadas, esos poetas irreverentes e irrepetibles fundaron un partido de sueños: lo llamaron Hora Zero.



Ver También
Hora zero
Ultimo libro de Hora Zero




13 comentarios:

JESUS y ENCARNA dijo...

Impresionante entrada, así como impresionante la canción de Silvio!!
Abrazos
Encarna

Anónimo dijo...

Ella interrumpió al viejo poeta de aliento macerado en alcohol, él le preguntó de dónde venía. Ella sonrió, sonrió... así fue como descubrió las manos de príncipe de aquel lejano vecino.

Un beso troba.
Clau.

L.N.J. dijo...

Mmmmmm, realmente encantador.

Entonces mi rabia será admitida, cuando aparece y me inyecta una dosis de pataleo e indiferencia ante la vida; o será una excusa para no despojarme de ella.

Ojalá, pueda amansarla.

Ojalá.
Saludos.

Adrisol dijo...

tus entradas son tan comprometidas que me dán un escalofrío al leerlas....
gracias por compartir!!

besosss,miles

Cris dijo...

Esta entrada es un regalo...

Gracias y besos!

sedemiuqse dijo...

Hacia tiempo que no venia.
Besos y amor
je

Trovator dijo...

Luz, a los poetas, para que no anden malgastando sus letras.

Un abrazo hermano trovador!

Crisálida Azul dijo...

Silvio Rodriguez: fabuloso.
Me agradó bastante esta entrada.
¿Últimamente tus días tienen algún tipo de sol?

Saludos, viajero trovador.

trovador errante dijo...

Hermano se signo, de troba, de partido de sueños...te leo y escucho con detenimiento siempre, y aprendo, y siento...y recuerdo...y conozco.

Un abrazo de colibrí

Angeles dijo...

Es una de mis canciones favoritas, ojalá llegue el día de ese partido de sueños y que sane la ira, las viejas enfermedades y que sobre cada uno haya un tibio sol.
Besos:)

Troba dijo...

JESUS y ENCARNA

Gracias por visitar siempre!

---

Claudet

De sus manos volaban palomas negras.

besos!

---

L.N.J.

La rabia es nuestra vocación.

Besos!

---
Adrisol :

Gracias a ti, amiga!!

Besos!

---

Cris:

Regalo para todos!

Besos!

---
sedemiuqse:

se te extrañaba.

besos!

----

Trovator:

Ellos son luz.

Saludos!!

---

Crisálida Azul:

El sol si da de beber!

Besos!

----


trovador errante:

Aprendemos al andar, hermano.

Saludos!!

---

Angeles

Venga la esperanza.

Besos!

Anónimo dijo...

De mi boca, lenguas de fuego. De sus ojos... estrellas remotas.

Vuelvo a pasar por aquí sin miedo, este es uno de mis favoritos troba <3

Clau.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Me he puesto alas de colibrí. Es que aún la mesa del pan tiene ausencias: la de los desechados.

Maestro, un abrazo desde estas tierras con bases gringas, mancillando la soberanía colombiana.